Vestibles: prendas inteligentes, tecnología para llevar puesta

Fecha: Jue, 08/01/2015 - 11:25

Vestibles: prendas inteligentes, tecnología para llevar puesta
Intel celebró recientemente la sexta edición de sus Intel Trends Day, un foro de debate organizado por Intel Corporation Iberia en el que se analiza la influencia de la tecnología en diferentes ámbitos de la creación. Esta última edición ha girado en torno a la tecnología vestible, un análisis y debate sobre la situación actual de esta tecnología y el futuro a corto y largo plazo de la misma

La tecnología vestible se ha convertido, sin duda, en la tendencia clave del año. Es sinónimo de los avances más interesantes en innovación y diseño. De hecho, la revista Forbes ha declarado 2014 como “El Años de la tecnología Wearable”. Por ello, Intel quiso contar con la participación de cinco expertos y profesionales del sector para crear un foro de encuentro en el que se reflexionara y debatiera sobre el estado de la tecnología vestible y los retos de futuro a los que se enfrenta esta “recién nacida” tecnología.
Gracias a la experiencia y multidisciplinariedad de los participantes, pudo ofrecerse una imagen completa y detallada del escenario del sector wearable. A continuación, presentamos algunas de las ideas y conclusiones más importantes que se expusieron a lo largo de la conversación y que dibujan un mapa muy revelador de la situación actual de la tecnología vestible.
El encuentro estuvo moderado por Eugenio Mallol, coordinador del suplemento Innovadores del diario El Mundo, que se centró principalmente en tres ideas: los vestibles como pieza clave en el actual mundo hiperconectado; los vestibles como equivalente en el mundo del hardware a lo que las apps han sido para el software; y la importancia de que los vestibles den respuesta a problemas reales.

Pedro Diezma - CEO de Zerinta Technologies, empresa dedicada al desarrollo y consultoría relacionada con la revolución tecnológica y dispositivos de última generación. Pedro tiene más de 15 años de experiencia en desarrollo de software y consultoría en nuevas tecnologías y wearable technology.
Pedro Diezma defiende que los vestibles están teniendo más desarrollo para empresas que para usuarios. A esto añade: “desde Zerintia vemos muy claramente que puede ser una tecnología disruptiva en determinados procesos. Procesos muy concretos, pero que pueden transformar la manera de hacer las cosas: tener las manos libres, tener información con la voz, estar siempre conectado va a ser realmente lo disruptivo. Los dispositivos cambiarán, pero el modelo, los procesos y la manera de conectarse con los sistemas que hay ahora mismo van a mantenerse en el tiempo”.
“Con respecto a los usos actuales de los vestibles, entendemos que sirven para dos cosas. Por un lado, para potenciar nuestras capacidades: vamos a poder hacer más cosas, hacerlas mejor y más eficientemente. Y por otro lado, nos ayudarán a conocernos mejor, escucharnos y adaptar nuestra alimentación, nuestra actividad o nuestra vida, y por extensión adaptarnos mejor a nuestro entorno”. Apoya sus palabras en un estudio reciente según el cual la tecnología vestible orientada a la salud nos va a permitir, por los consejos que nos puede dar, por la monitorización, por el diagnóstico precoz de determinadas enfermedas, alargar una media de vida de cinco años. “Bien utilizados, nos permitirán vivir más años y vivir mejor”.
Como conclusión, declara que “todavía queda mucho por explorar en el comportamiento con estos dispositivos, hay nuevas maneras de comunicarse aún por descubrir”.

Jose Ildefonso – CEO de First V1sion, la start up española finalista del desafío Make It Wearable. Su proyecto es una camiseta que graba la vista subjetiva de los deportistas y la retransmite en tiempo real. Antes de iniciar esta aventura, Jose era director creativo de la Liga BBVA.
Jose Ildefonso tiene una idea muy clara: “los wearables tienen una exigencia tecnológica de primer nivel, se trata de desarrollar tecnología que tiene que estar en contacto con el cuerpo y tiene que interactuar con una biología humana”. Y esta idea ha primado en todo el proceso de creación y desarrollo de First V1sion.
Hay que seguir trabajando en las soluciones, y ofrecer al mercado aquellas que realmente aporten una respuesta a una necesidad real. “Ahora mismo nos estamos enamorando mucho más de la solución que del problema”.
Según Ildefonso, la carrera de los wearables no ha hecho más que empezar. “Con los wearables nos encontramos en un proceso de depuración”. Y afirma rotundamente para seguir avanzando y creciendo “hay que probar, ver si tiene sentido, si aporta valor a tu vida. Para que de verdad haya una evolución, necesitamos equivocarnos y cometer errores. Es parte del proceso de las relaciones de una empresa y sus consumidores”.

Jorge Lang – Director de Innovación y Crecimiento de Mercado para el sur de Europa en Intel. Se responsabiliza de los proyectos y programas que impulsen nuevas tecnologías o formas de uso.
“Para Intel, los vestibles son una parte dentro de nuestro deseo de que ‘todo’ esté conectado. Es lo que conocemos como Internet de las Cosas. Es interesante ubicar estos dispositivos vestibles dentro de un entorno en el que todo, o prácticamente todo, está conectado, es inteligente. En un futuro próximo, necesitaremos que estos dispositivos actúen de interfaz con toda esta inteligencia a nuestro alrededor”.
Para hablar del proceso adopción de la tecnología vestible, Jorge remitió a la aparición de los ordenadores personales. “Cuando surgió el PC, era una cosa muy sencilla y aparentemente sin utilidad. Y de repente cambió la forma en que trabajamos, en que nos comunicamos, o en que tenemos ocio”.
“El Internet de las Cosas, y los wearables, empezaron siendo ‘un poco inteligentes’ gracias a un sensor. Desde Intel queremos llevar esto al siguiente nivel, permitir a estos objetos decidir y comunicarse. Y esto va a llegar inmediatamente, la sensorización ha sido un proceso muy rápido y seguidamente las cosas van a empezar a tomar decisiones por sí mismas”. Para ello, Intel ha lanzado Edison, para dar esta capacidad de pensar y tomar decisiones a cualquier objeto, buscando aquellas utilidades que generen inteligencia, capacidad de proceso, toma de decisiones.
Con respecto a la evolución del mercado, Lang defiende que “aquellas cosas que no tengan realmente utilidad acabarán por fracasar, no pasará la barrera del gran consumo, pero creo que estamos en el momento de encontrar aquellas utilidades nuevas que verdaderamente funcionen”.

Manuel Ángel Méndez – Managing Editor en Gizmodo en español, colabora además con otras publicaciones como El País y Cinco Días. Manuel Ángel tiene también experiencia previa en firmas de consultoría como Penteo.
Manuel Ángel, al igual que el resto de participantes, opina que el mercado de wearables está aún en la infancia. Añade además: “se están mezclando muchas tipologías de productos y de consumidores. Esto hace muy difícil, sobre todo desde el punto de vista del consumidor final, que se vea todavía una utilidad clara. Además, está el problema de que los fabricantes están enfocando los wearables desde la perspectiva pura del producto, y no desde la de solucionar un problema. Hay muy pocos wearables que estén resolviendo un problema real del consumidor”.
Declara que se está haciendo muy bien desde la parte empresarial y que hay un claro potencial de negocio. Destaca dos áreas en las que hay un especial potencial: el área de salud y la tecnología embebida en el cuerpo, aunque esto último ya más a largo plazo. “Si pensamos a largo plazo las posibilidades son infinitas. Y precisamente donde está el mercado o negocio para los consumidores, la gran utilidad es cuando conectas eso con la inteligencia de software, con la inteligencia artificial de verdad”.
Remite en este punto a lo que considera un claro ejemplo, la película Her.
Acerca del mercado de consumo, el cual considera que conoce bastante bien a través de su trabajo en Gizmodo, señala que “a gran parte del mercado de wearables actuales les falta saber explicar qué puedes y qué vas a poder hacer con estos dispositivos. Creo que es una cuestión de tiempo, de darle una vuelta al mensaje por parte de la industria y de enganchar a todo el mundo tanto con la parte software como hardware, sobre todo con el hardware”.

Anastasia Pistofidou – Coordinadora en el Laboratorio de Fabricación (Fab Lab) de Barcelona, lo que le otorga un gran conocimiento y vinculación con el movimiento maker. Anastasia, además, se encarga del desarrollo de producto en First V1sion.
“En mi opinión, los vestibles son muy importantes en el sector de la salud. A nivel tecnológico, lo militar y la medicina siempre son los sectores más avanzados. Luego, esas ideas y conceptos ya pasan a la producción masiva”. Anastasia profundiza en este hecho a través del ejemplo de la impresión en tres dimensiones: “las impresoras 3D ya existían en los 80, pero a precios prohibitivos y solo se usaban en el terreno de la salud. Hoy en día, cualquiera puede hacerse con una impresora de este tipo ya que empiezan a tener precios bastante asequibles”.
Anastasia explica también cómo en el Laboratorio de Fabricación de Barcelona tienen un manifiesto distinto sobre la tecnología vestible. “Últimamente vemos cómo se ha empezado a llamar wearable a todo porque es la tendencia que existe. Pero desde el Laboratorio de Fabricación de Barcelona tenemos un manifiesto un poco diferente. El wearable tiene que estar vinculado con el cuerpo. Si es inteligente, tiene que hablar con tu cuerpo; también tiene que estar adaptado, diseñado y modelado con materiales cercanos al cuerpo”. “No se trata de un gadget”, concluye.

Arriba, en la foto, vestible para el cuidado de bebés
 
Imagen cortesía de Intel
valorar este articulo:
Su voto: Nada

Enviar un comentario nuevo

Datos Comentario
El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
Datos Comentario
Datos Comentario
Enviar