El desarrollo de Metodologías Ágiles en el mundo TI

Fecha: Lun, 29/04/2013 - 13:15 Fuente: Dpto. de comunicación de Claranet

En Claranet creemos que es clave conocer el negocio de nuestros clientes, y entender sus necesidades a través de los procesos que les posicionan como compañía
El desarrollo de Metodologías Ágiles en el mundo TI Sandra Sánchez, Solution Architect en Claranet

Existen profesiones tan antiguas que han protocolarizado hasta el más mínimo detalle. No es precisamente el caso de algunos de los empleos clave del siglo XXI, los programadores, desarrolladores  y testers, que empiezan a estar altamente valorados por la mayoría de empresas. Y es que a día de hoy cualquier negocio tiene una página web de la que  depende una gran parte de sus ingresos.
Hasta ahora el mundo de la programación y  desarrollo de código, dependía del criterio de cada trabajador, incluso de estados de lucidez o depresión. Según muchos managers o jefes de proyecto, podrían existir dos tipos de profesionales: los  buenos,  que hacen las cosas rápido y sin poner  pegas,  y los malos, que tardan demasiado tiempo o que tienen ideas raras en la cabeza. Nadie se paraba a analizar, o al menos no hasta que tenían que “refactorizar” un código, que quizás el bueno había escrito funciones  tan aberrantes o brillantes dentro de su complejidad psicodélica,  que el tiempo invertido en ‘’tocar’’ alguna función sin que dejase de funcionar otra, iba a resultar ser lo más caro de todo.  Parece que las empresas estén dispuestas a asumirlo.  Humildemente opino, no tienen por qué.
Según mi punto de vista, las metodologías ágiles aplicadas al mundo de la programación quieren resolver precisamente eso, entre otras cosas. El desarrollo guiado por pruebas (TDD) o el desarrollo guiado por comportamiento (BDD) lo único que esconden es el poder estandarizar una profesión desde los conceptos ágiles, teniendo en cuenta no sólo el resultado, si no a las personas que hacen posible que las cosas funcionen. Personas igual a Producto. Por ello, buen equipo, buen producto.
Y esta ‘’filosofía’’ puede aplicarse en cualquier sector. No perdamos de vista  que el agilismo proviene de Lean  concepto directamente relacionado con Toyota y empresas de manufacturación. Por tanto, en realidad, todo se desarrolla a partir de unos valores aplicables a cualquier tipo de negocio. Cualquiera que quiera, al menos.
Claranet es una empresa de servicios de Hosting, Redes y Aplicaciones con sede en numerosos países de Europa. Las capas de aplicación son las que desarrollan nuestros clientes. Y sabemos que para ofrecer un buen servicio, es necesario conocer y estar muy familiarizado con todo lo que es clave en el negocio del cliente y su proceso, y, en los últimos tiempos, las E-commerce. Qué menos que preocuparnos por su mundo y ver cómo encaja eso con nosotros. Y es que en realidad, las metodologías ágiles son aplicables en cualquier tipo de empresa.
Los tres conceptos básicos que rigen las empresas son: personas sobre procesos, entregas de valor cortas y constantes y la revisión continua del trabajo hecho asumiendo y abrazando cambios  en caso de ser necesario. En resumen, ver si vamos en buena dirección y en la medida de lo posible, mejorarlo sin miedo. Sé que sonarán a obviedades, pero podría empezarse por analizar a cuántas reuniones productivas de verdad, en las que se transfieren conocimientos y se toman decisiones, se llevan a cabo. En mi opinión, pocas. Por ello es importante la idea de hacernos más eficientes, cierto, pero no a nuestra costa si no a través de nuestra motivación. No hablo sobre si la empresa pone una mesa de ping pong y los empleados piensan que lo hace para que pases más horas allí. O sí. Si te las vas a pasar igual porque te gusta tu trabajo probablemente necesites desconectar. Algunos desconectarán yéndose a casa, otros jugando a ping pong. El hecho es, trabajar desde las trincheras, compartiendo una visión y estrategia muy claras, que la transparencia sea real, otorgando a los trabajadores el poder de decisión sobre si comparten o no la cultura y los valores de la empresa, siempre a través de las acciones realizadas. Porque los valores en un eslogan quedan preciosos, pero se deben llevar a la práctica.
Todo depende de la cultura, no sólo de la empresa, sino también de la sociedad, de contar con profesionales maduros, y comprometidos, con empresas con objetivos claros y estrategias bien comunicadas. Desde luego, no es sencillo.
Pero ¿las metodologías ágiles son para todo el mundo? Bueno, ¿le gusta a todo el mundo el chocolate? A mí no. No lo digiero bien y no lo como.  Ahora bien, poner una base sólida, que no rígida, sobre la que desarrollar un negocio, una base que ha dado tan buenos resultados,  cómo mínimo, merece cierto interés. Yo de vez en cuando pruebo el chocolate con la esperanza de poder comerlo algún día, y disfrutar con ello.

 

valorar este articulo:
Su voto: Nada

Enviar un comentario nuevo

Datos Comentario
El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
Datos Comentario
Datos Comentario
Enviar