Extremadura y las Islas Baleares siguen sin apostar por la factura electrónica

Fecha: Vie, 21/06/2013 - 16:32

Extremadura sigue ocupando los últimos puestos en la utilización de factura electrónica respecto a la media nacional. Mientras, en las Islas Baleares los resultados indican que la factura electrónica ha disminuido notablemente frente al 0,36% obtenido durante el 2009

Extremadura y las Islas Baleares siguen sin apostar por la factura electrónica Alberto Redondo, director de marketing de SERES

Extremadura sigue ocupando en 2012 las últimas posiciones en el nivel de uso de la factura electrónica en España, según el "Estudio sobre la situación de la factura electrónica España 2012", realizado por SERES, que analiza el intercambio actual de facturas electrónicas entre empresas y lo compara con los datos del estudio anterior, realizado en 2009.
El estudio analiza las variaciones en el volumen total de facturas tanto en emisión como en recepción. En el primero, se registra un ligero descenso, desde 0,32% obtenido en 2009 al 0,25% de 2012. La tendencia es la contraria en recepción de facturas por las empresas, que pasa del 0,16% en 2.009 a 0,31% en 2.012.
El estudio refleja también las variaciones en el número de empresas que emiten o reciben facturas. El porcentaje de las empresas que emiten se redujo, pasando del 3.42% en 2009 al 2.09% en 2012. Por su parte, el porcentaje de empresas que reciben facturas electrónicas baja también, pasando del 2.67% en 2009 al  1.55%   en 2012.
“La penetración de la factura electrónica en la Comunidad Extremeña sigue siendo testimonial – señala Alberto Redondo, director de marketing de SERES – lo que limita la modernización de la gestión de sus empresas e impide importantes ahorros de tiempo y dinero”.
Por provincias, el 60.88%  ciento de las empresas que emiten facturas son de Badajoz, si bien Cáceres le supera en volumen de documentos emitidos: el 50.93%. En recepción de facturas Badajoz  adelanta a Cáceres tanto en porcentaje de empresas, el 62% como en volumen de documentos: el 47.72%.
“Los resultados obtenidos por Extremadura en 2012 -indica Alberto Redondo- deben contemplarse como un acicate para que instituciones y empresas hagan el esfuerzo de reducir distancias con el resto de comunidades autónomas, mejorando el rendimiento de sus negocios”.

El caso Balear
En el estudio realizado por SERES sobre el uso de la factura electrónica en las Comunidades Autónomas, las Islas Baleares ocupan el penúltimo puesto del ranking situándose únicamente por delante de Ceuta y Melilla, obteniendo en el estudio del 2012 un descenso del 22% respecto al del 2009, situando su resultado final de facturas emitidas en un 0,14%.
Los resultados indican que la factura electrónica en las Islas Baleares ha disminuido notablemente frente al 0,36% obtenido durante el 2009. De acuerdo con estos resultados, en la comparativa con el resto de las Comunidades Autónomas, Baleares  se coloca en la decimoséptima posición del apartado de facturas emitidas. Sin embargo, en relación a los resultados obtenidos por volumen de facturas recibidas esta comunidad ha sufrido un aumento del 0,01% en el año 2012, con un resultado final del 18%.
En el apartado relativo al número de empresas que emiten factura electrónica, las Islas Baleares  actualmente se siguen manteniendo también en la penúltima plaza alcanzando un resultado final del 1,19%, un descenso del 0,56% en relación al estudio del año 2009. En cuanto a la recepción, en 2012 los resultados no son tan negativos ya que se ha apreciado un ascenso, pasando del 1,60% del 2009 al 1,97% alcanzado en el 2012. Según Alberto Redondo, Director de Marketing y Canal de SERES, “en un entorno con un muy reducido volumen de grandes empresas el impulso de las instituciones públicas es fundamental para favorecer el intercambio de documentos electrónicos. Sin duda la iniciativa del gobierno balear será decisiva para extender el intercambio electrónico de documentos, y con él, la modernización y competitividad de las empresas baleares”.

Crecimiento sostenido en España
Durante el primer semestre de 2012 las empresas españolas procesaron más de 56 millones de facturas electrónicas, frente a los 12 millones tramitados en 2009, según el estudio realizado por SERES entre el 65.5% de las empresas usuarias de su servicio (un 35 % del total nacional, aproximadamente). En este periodo trabajaron con factura electrónica –en emisión, en recepción o en ambas- un total de 107.000 empresas, frente a las 46.000 que lo hicieron en 2009. El informe confirma un crecimiento sostenido del uso de la factura electrónica en España en un mercado impulsado por las grandes empresas, especialmente en los sectores de gran distribución y la automoción.
Según el informe, tanto  el País Vasco como la Comunidad Valenciana y Galicia son comunidades con un tejido empresarial local equilibrado, que han hecho un importante esfuerzo para impulsar la factura electrónica, sobre todo en la parte pública, y que están empezando a ver los primeros frutos tanto en la emisión y recepción de facturas.

valorar este articulo:
Su voto: Nada

Enviar un comentario nuevo

Datos Comentario
El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
Datos Comentario
Datos Comentario
Enviar