Considere todas las variables cuando decida sobre almacenamiento

Fecha: Lun, 27/07/2015 - 10:09 Fuente: Por Óscar Alcaraz, Country Manager para España y Portugal de WD

Para todos aquellos que se encuentran en busca de almacenamiento para sus hogares o pymes, la principal cuestión reside en decidir si optamos por un almacenamiento local o uno basado en la nube

Considere todas las variables cuando decida sobre almacenamiento

Óscar Alcaraz, Country Manager para España y Portugal de WD

Imagen cortesía de WD

En cualquiera de los dos casos, hay una gran cantidad de opciones de varias marcas y proveedores, pero es importante que los responsables de tomar esta decisión obtengan toda la información sobre cómo opera cada una de ellas, sus demandas en otras infraestructuras y cuál será el efecto en ellos y el resto de empleados como usuarios finales
Como cada vez hay una mayor adopción de dispositivos de almacenamiento conectado en red (NAS) dentro de Europa, vamos a considerar en primer lugar esta opción en términos de almacenamiento local. De esta forma, tendríamos la flexibilidad de elegir cuánta capacidad queremos, cuánto rendimiento y redundancia necesitamos y, también, podríamos tener acceso a datos de forma remota a través de su funcionamiento como nube personal ofrecida por dispositivos NAS como WD My Cloud EX4.
Con un NAS es fácil transferir grandes cantidades de datos a un dispositivo a través de la red local y desde cualquier lugar. En términos generales, los servicios de nube personal ofrecidos por los dispositivos NAS están libres de coste y son una plataforma independiente, así que podemos acceder a todos nuestros datos desde un portátil Windows o Mac, o dispositivos móviles iOs, Android o Windows Phone. Como nuestro NAS se encuentra a buen recaudo en casa o la oficina, tendremos el beneficio añadido de no perder nunca el control sobre nuestros datos.
Además, la mayoría de dispositivos NAS son eficientemente energéticos, como los discos duros WD Red, optimizados para el mercado SOHO. Diseñados para trabajar 24 horas al día, 7 días a la semana, con estos discos no entraremos en pánico al revisar nuestro consumo eléctrico mensual. Y ya que los datos están almacenados de forma local en los discos NAS, no saturaremos nuestro ancho de banda a la hora de subir o descargar archivos.
En cuestión de costes, si adquirimos un My Cloud EX4 y cuatro unidades de disco duro WD Red de 3TB, tendremos un coste inicial de aproximadamente 1.000 euros. Si configuramos el dispositivo en modo RAID 10 aumentaremos la seguridad de nuestros datos, al encontrarse duplicados, y tendremos acceso a 6TB de capacidad útil. Además podremos aprovechar la flexibilidad que ofrece, al poder actualizar la capacidad de almacenamiento de nuestro dispositivo simplemente comprando unidades con una mayor capacidad, o añadiendo una unidad USB como solución rápida. Por otra parte, si optamos por un proveedor de nube pública, la idea para obtener el máximo beneficio es adquirir una cantidad específica de espacio al proveedor de almacenamiento en la nube, y después subir todos nuestros contenidos a este depósito central. También podemos ampliar tanto el espacio de almacenamiento, pero nos podemos encontrar con restricciones impuestas por el proveedor, por lo que es fundamental mirar los términos y condiciones la primera vez que contratemos este tipo de planes y, si es posible, optar por un sistema de pago mensual en vez de anual, así tendremos más flexibilidad.
En cuanto a cómo el almacenamiento en la nube afecta a nuestra infraestructura ya existente, debemos tener en cuenta que, puesto que el punto de almacenamiento es a distancia, tenemos que subir todos sus datos a la nube como primer paso. Si bien el proceso es sencillo, solamente arrastrando los archivos, la tarea puede llevar tiempo, dependiendo de nuestra conexión. Además, cada vez que modificamos un archivo, se realiza una tarea de descarga y subida de este archivo, un proceso invisible pero que consume ancho de banda. Para ser capaz de aprovechar al máximo nuestro almacenamiento en la nube, es necesario invertir en una conexión a internet de alta velocidad y, dependiendo del volumen de datos con los que trabajemos, deberíamos optar también por un servicio sin restricciones en la cantidad de datos que puedan ser subidos y descargados. Como este ir y venir de datos constantemente puede saturar incluso las conexiones más rápidas, es posible que queramos poner en marcha políticas mediante la que los grandes archivos se cargan durante la noche o después de las horas de trabajo.
Teniendo en cuenta los requisitos anteriormente mencionados y dependiendo del proveedor/dispositivo que hayamos seleccionado, mantener una conexión de alta velocidad y el almacenamiento en la nube podría ser una propuesta muy cara, incluso a corto plazo. Por ello, debemos considerar siempre todas las variables y prestar atención al coste total de la adquisición antes de decidir qué es lo correcto para nuestro hogar o empresa.

 

valorar este articulo:
Su voto: Nada

Enviar un comentario nuevo

Datos Comentario
El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
Datos Comentario
Datos Comentario
Enviar