La industria del automóvil debe transformarse para aprovechar el futuro conectado

Fecha: Vie, 20/12/2013 - 11:08 Fuente: Dpto. de comunicación de Telefónica

Telefónica Digital ha presentado el primer informe del sector que recoge la opinión de fabricantes y analistas y detalla los desafíos globales del sector. Recoge la opinión de ocho de los mayores fabricantes de automóviles del mundo* y de la firma de análisis Machina Research

La industria del automóvil debe transformarse para aprovechar el futuro conectado

En 2020 el 90% de los vehículos vendrán equipados con soluciones de conectividad frente al 10% actual del mercado global

FOTO / telecomkh.com

Telefónica Digital ha presentado “La industria del automóvil conectado 2013”, un informe que recoge la opinión de ocho de los mayores fabricantes de automóviles del mundo* y de la firma de análisis Machina Research. El informe ofrece una visión única sobre una de las mayores transformaciones que está experimentando el sector del automóvil en más de un siglo, detallando retos y oportunidades así como propuestas sobre el modelo a seguir para que fabricantes de automóviles y operadores de telecomunicaciones trabajen juntos en un plan de acción de 10 puntos.
El sector del automóvil conectado experimentará un enorme crecimiento en los próximos años. En 2020 el 90% de los vehículos vendrán equipados con soluciones de conectividad frente al 10% actual del mercado global. Al tiempo que se produce este cambio, el informe identifica cuatro puntos estratégicos: la transformación del modelo actual de concesionario, el modelo de pago por estos nuevos servicios y la conectividad, la preocupación existente en cuanto a la apertura de este mercado a terceros, y el papel a desempeñar por los operadores móviles que impulsan este cambio radical en la industria.

Redefinición de un modelo de negocio con más de un siglo
En un momento en el que el consumidor demanda más servicios de conectividad en los vehículos, se hace aún más necesaria la transformación de un modelo de negocio que se ha mantenido prácticamente sin cambios durante más de un siglo, señala el informe. Los ciclos de vida de los productos, los modelos de pago así como los servicios de atención al cliente se miden generalmente en períodos de varios años. Sin embargo, los usuarios de vehículos conectados quieren un nuevo servicio más dinámico, más parecido a la industria de telecomunicaciones, cuyos ciclos se miden en meses en lugar de años.
Los paquetes de servicios, los canales de distribución, la oferta de productos, los precios y la atención al cliente se verán muy afectados, y en algunos casos necesitarán nuevos modelos de negocio que tendrán que  partir de cero al tiempo que evoluciona la dinámica entre el fabricante, el concesionario  y el cliente.

*Audi, BMW, GM, Jaguar, Land Rover, Kia, Nissan, Renault y Volvo

1. DINÁMICA EN LOS PUNTOS DE VENTA
Tradicionalmente, los concesionarios han tardado una media de tan solo 20 minutos en vender y entregar un coche. Según el informe, la complejidad de los 'extras' y la personalización de los vehículos han aumentado el tiempo de venta a un promedio de una hora y media, una duración que se incrementará a medida que el número de servicios disponibles aumente. Esto repercute en el coste de venta por vehículo para el distribuidor, así como en el tipo de ventas y la formación técnica necesaria para llevar a cabo la venta.

Sin embargo, estos factores pueden ser compensados por las ventajas que ofrece la venta de un coche conectado en un concesionario. Ventajas como, por ejemplo, la posibilidad de alertar a los clientes de forma automática y a los concesionarios de servicios y automóviles del bajo rendimiento o mal funcionamiento del vehículo, lo que facilita los procesos de revisión periódica del coche de forma proactiva y preventiva y los contratos de mantenimiento a largo plazo.
El informe anticipa también una nueva forma de relación entre el fabricante y el propietario del vehículo cuando este sale del concesionario. Las tiendas de aplicaciones, las actualizaciones del software y soluciones tanto para el interior como el exterior del coche, brindarán a los concesionarios la oportunidad de relacionarse directamente con los propietarios del mismo, pudiendo así mantener una relación más estrecha y duradera con sus clientes. 
 
2. ¿QUIÉN PAGA LA CUENTA?
El informe aborda también la preocupación existente sobre quién va a pagar por los servicios de conectividad que incluye el vehículo. Mientras que los usuarios se han acostumbrado a realizar un único pago por el vehículo, los fabricantes han caído en la cuenta de que la venta “sólo” de coches ya no es rentable.
Hasta ahora, los servicios telemáticos tradicionales se han caracterizado por un bajo consumo de datos. Sin embargo, los futuros servicios de conectividad en los coches harán que el consumo de datos aumente de forma exponencial. Audi anunció a principios de este año que sus 50.000 clientes de Audi Connect® habían consumido más de 75 terabytes de datos desde su lanzamiento en abril de 2011, cuatro veces el contenido de la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos, una de las mayores del mundo.
Los fabricantes, por tanto, tienen que dar con modelos de precios atractivos que proporcionen la flexibilidad y el valor que los consumidores reclaman de servicios comparables. General Motors, por ejemplo, aconseja que los operadores móviles consideren los vehículos como un segundo dispositivo en el plan de datos del cliente con una tarifa mensual baja, o que los propios operadores introduzcan un modelo publicitario que ayude a financiar parte de la conectividad. 
La flexibilidad en la fijación de precios es una de las prioridades de muchos fabricantes de automóviles, algo que permitiría que las tarifas se adapten a los usos particulares de los servicios de conectividad en los vehículos.

3. LA COLABORACIÓN ES LA CLAVE DEL ÉXITO
El informe destaca que la industria de la automoción ve a los operadores móviles como socios naturales, no sólo para permitir la conectividad, sino también para compartir su conocimiento y experiencia a la hora de reforzar las relaciones con un consumidor hiperconectado.
Es necesario estrechar la colaboración entre la industria del automóvil y los operadores móviles para poder compartir conocimientos y desarrollar nuevos e innovadores modelos de negocio. Según el informe éstos no sólo serán facilitadores clave de los nuevos modelos de negocio necesarios para que prospere el sector del coche conectado, sino que también actuarán como un catalizador para este cambio.
El informe también pone de relieve una serie de asuntos que a los fabricantes les gustaría que abordasen los operadores. Asuntos como el establecimiento de acuerdos que garanticen una conectividad global, servicios integrales (que incorporen actualizaciones de software, gestión de datos, etc.) o tarifas de datos.

4. PRECAUCIÓN SOBRE EL ECOSISTEMA DE APLICACIONES
Aunque se espera que las aplicaciones formen parte del ecosistema, con fabricantes como Renault lanzando sus propias tiendas de aplicaciones, los fabricantes creen poco probable que el coche conectado se convierta en un entorno de desarrollo de aplicaciones abiertas por razones de seguridad y fiabilidad.
En general, los fabricantes de automóviles creen que el mercado potencial de aplicaciones para vehículos conectados será mucho más pequeño que el que se ha desarrollado en torno al smartphone.
El futurista Ian Pearson cree que el coche conectado tendrá un impacto transformador casi inimaginable en nuestra experiencia al volante: “En el futuro, los coches vendrán a nosotros. Nos llevarán a donde queramos, y luego podremos dejarlos para que puedan ser usados por otras personas. En realidad, los automóviles se convertirán en un modo de transporte público cómodo y socialmente inclusivo que en última instancia podría suponer que los autobuses desaparezcan de nuestras calles”, señala.  “La personalización del coche será también algo más habitual. Al subirnos, el asiento se adaptará automáticamente a la posición que más nos guste, posición que podremos indicar a través del teléfono. Hasta los acabados de los asientos y otras superficies interiores del vehículo podrán cambiar su apariencia y textura de forma automática para adaptarse a nuestros gustos. Esto podría reducir aún más la demanda de coches en propiedad. ¿Para qué querríamos tener nuestro propio coche si en cualquiera podríamos sentirnos como en el nuestro?”
Por su parte, Carlos Morales, Director Global M2M de Telefónica Digital ha señalado: "El coche conectado es una de las innovaciones más interesantes que hemos visto en más de un siglo de desarrollo del sector. Este informe es el primero de este tipo que se lleva a cabo y ha sido elaborado en colaboración con algunos de los mayores fabricantes de automóviles del mundo y expertos de la industria, proporcionando asesoramiento práctico sobre los pasos que debemos tomar a nivel mundial para aprovechar el potencial del mercado y transformar una industria".

 

valorar este articulo:
Su voto: Nada

Enviar un comentario nuevo

Datos Comentario
El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
Datos Comentario
Datos Comentario
Enviar