Las apps no autorizadas se presentan como el nuevo peligro para la reputación y el negocio de las marcas

Fecha: Vie, 18/07/2014 - 11:53 Fuente: Por Jerome Sicard, Director Regional Sur de Europa, MarkMonitor

Allí donde van los consumidores, aparecen también los ciberestafadores
Las apps no autorizadas se presentan como el nuevo peligro para la reputación y el negocio de las marcas

Jerome Sicard, Director Regional Sur de Europa, MarkMonitor

Imagen cortesía de MarkMonitor

En 2013, los smartphones y las tabletas representaron casi el 35 por ciento del tráfico online global, según la publicación estadounidense sobre e-comercio Internet Retailer;  por su parte, la firma de analistas Goldman Sachs ha pronosticado recientemente que las ventas en el m-commerce aumentarán en más de 420.000 millones de dólares en 2018. Es evidente que el consumidor acude cada vez más a canales móviles para informarse y realizar compras online; sin embargo, allí donde van los consumidores, aparecen también los ciberestafadores.
Las apps para móviles ofrecen a las empresas y marcas un potencial tremendo para crear conocimiento de marca, realizar promociones e impulsar ventas. Los métodos pueden variar según la marca y el público objetivo pero, por ejemplo, algunas marcas usan ‘juegos promocionales’ para crear notoriedad, a la vez que ofrecen entretenimiento; mientras otras utilizan apps como plataformas de ventas para completar su estrategia omnicanal. Los bancos, por su parte, suelen usar las apps para mejorar su atención al cliente en vez de promocionarse.
No obstante, hay riesgos inherentes para las empresas que deciden utilizar las apps como parte de su estrategia de marketing. El principal riesgo es que los consumidores descargan e instalan una app creyendo que ésta la ha diseñado y la pone a su disposición una marca en concreto cuando, en realidad, esto puede no ser así. Una vez descargada, se pueden producir una gran variedad de problemas y, aunque la marca no es directamente responsable de la app, el consumidor piensa que sí. Hay una gran multitud de maneras en que una app ‘falsa’ o ‘ilegitima’ puede dañar a una marca: desde el impacto negativo en su reputación, hasta la pérdida de ingresos a través de las ventas del lucrativo m-commerce.
Lo ideal es encontrar una manera de monitorizar constantemente los mercados de apps más visibles y, de ese modo, las marcas y las empresas pueden controlar su imagen corporativa. Esto, sin embargo, es más difícil de lo que parece, especialmente si uno no tiene la tecnología necesaria para hacerlo. El mundo de las apps está cambiando rápidamente y, para protegerse (y de paso proteger a sus consumidores), una marca debería estar monitorizando estos entornos agresivamente sin cesar.
Por supuesto, una empresa puede establecer medidas legales para proteger su imagen frente al abuso en una app no autorizada, pero la mejor estrategia es no llegar al punto de tener que iniciar acciones legales: éstas pueden ser muy costosas y, cuando el proceso ya haya terminado, la app “problemática” puede haber generado millones de euros en ingresos para su desarrollador.
El principal objetivo para las marcas es detectar las apps ilegítimas y no-autorizadas antes de que les resten ingresos a la compañía. En general, las empresas tienen el derecho de proteger su propiedad intelectual online, ya sean sus marcas registradas, imágenes con derecho de autor, logotipos o canales de venta. La mayoría de las plataformas u operadores responden a las marcas cuando estas mismas señalan que han detectado un abuso de su imagen corporativa en la plataforma pero, desafortunadamente, suele ser la responsabilidad de la marca detectar e informar sobre el abuso. Teniendo en cuenta lo inmenso que es Internet (y el mundo de las apps), esta parte del proceso puede resultar muy difícil para las marcas si no tienen el apoyo de un servicio especializado.
Las soluciones tecnológicas pueden ofrecer una resolución muy rentable y económica al problema. Permiten realizar un rastreo continuo de los principales mercados de apps y, cuando detectan un potencial abuso, lo analizan y lo remedian. Operando de parte de las marcas y trabajando directamente con los responsables de los mercados de apps para eliminar cualquier app fraudulenta, estas soluciones pueden tener mucho éxito y ofrecer una alta rentabilidad para las empresas, ya que controlan los mercados diariamente y eliminan la necesidad de costosas acciones legales.
Igualmente son capaces de proteger los ingresos de m-commerce de la marca a medida que eliminan cualquier posibilidad de que los consumidores confundan las apps no-autorizadas con la app oficial de la compañía. El objetivo es ‘limpiar’ este canal de negocio para que la app oficial sea más visible y el consumidor la encuentre más fácilmente cuando la busca.
Las soluciones tecnológicas pueden centrar su atención en aquellas áreas de la web, y específicamente en los mercados de apps, donde las empresas tienen constancia de un mayor impacto negativo en su marca. De este modo, hacen un seguimiento del crecimiento en el uso del m-commerce y las tasas de descargas para así determinar cuáles son las apps que representan un mayor riesgo. Esta es la mejor manera en que las marcas pueden vigilar los mercados de apps. La buena noticia para las marcas es que actualmente existe una tendencia donde los mercados de apps, a medida que se hacen más grandes,  cumplen con su responsabilidad para eliminar apps fraudulentas.
Las marcas tienen que estar dispuestas a proteger sus ingresos y su reputación en el mundo de los móviles de hoy día. Al utilizar las soluciones tecnológicas disponibles para combatir la suplantación de la marca y la falsa asociación en los canales móviles, las empresas pueden reducir la confusión en sus consumidores, reforzar la confianza en su marca y salvaguardar sus ingresos de m-commerce.

 

valorar este articulo:
Su voto: Nada

Enviar un comentario nuevo

Datos Comentario
El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
Datos Comentario
Datos Comentario
Enviar